Saturday, April 1, 2017

Estados Unidos, Donald Trump y los Inmigrantes, ¿quién necesita a quién?

La migración es un fenómeno de carácter mundial y ha estado presente en todas las épocas de la historia y en todos los rincones del planeta, no se puede negar que este fenómeno ha sido responsable de construir países y economías.



Resultado de imagen para migracionEn la actualidad esta situación mueve millones de personas, es que el anhelo de muchos ciudadanos en el mundo y, sobre todo, de aquellos quienes viven en países donde el desarrollo y las oportunidades se ven limitados por razones sociales, culturales, políticas, por cuestiones de ideologías o ya sea por temas religiosos u otros factores, es el de salir en busca de nuevos horizontes, nuevos rumbos y junto con esto, un mejor porvenir como suelen llamarle. Está el caso de aquellos que se ven obligados a realizar una migración forzada por situaciones que ponen en peligro su vida, como es el caso de un conflicto armado o por encontrarse ubicados en zonas vulnerables a los desastres naturales.

Por lo anterior mencionado y tras ese gran sueño, buscando mejor calidad de vida, y en el mayor de los casos, huyendo del sistema político presente en sus países, emprenden un viaje hacia lo desconocido, pero que les promete cambiar sus vidas.

En ese contexto, la gran mayoría dirigen la mirada hacia los Estados Unidos de América, el país de las oportunidades, pero ¿qué tan cierto es este calificativo? Las siguientes cifras nos dan una idea de cómo andaba la situación al 2016.  Latinos 55,2 millones, para un 17% del total de población.
Tuve la oportunidad de visitar este gran país el año pasado, siendo quizás una de las pocas personas que hasta ese momento le llamara la atención o le pasara por la cabeza la idea de abandonar su país y emigrar hacia los Estados Unidos. Es que no es lo mismo ver, a que te cuenten. Es así que durante mi estadía allí, pude observar la diversidad de cultura establecida, lo laboriosa y entregada a sus responsabilidades como ciudadanos de ese país adoptado como su nuevo hogar, aprovechando al máximo su nueva oportunidad en el país donde materializan su sueño y que un día les abrió las puertas, ese que les acogió sin más condición que la de continuar haciendo más grande a Estados Unidos de América, pero lo que más me llamó la atención es la manera en que las personas se vuelven respetuosas de las normas, no se discrimina, a nadie le interesa más nada que no sea su propio objetivo, y en consecuencia, pareciese que solo lo que ocurre alrededor de sus vidas. Antes yo le llamaba egoísmo, ahora sé que es enfoque.

Sea de manera legal o ilegal, he ido entendiendo que dentro de las tantas razones por las que muchas de las personas emigran a EEUU, es buscando una vida mejor, puesto que este país ha demostrado ser una gran potencia, esto gracias a las facilidades que brinda, oportunidad de trabajo y la libertar existente. Hay que reconocer que quienes emprenden este viaje, tienen mucho valor para dejar atrás su familia, su hogar, rumbo a lo nuevo, a lo desconocido.

Al retorno a mi país, República Dominicana, el cual amo, empecé a ver las cosas desde otra óptica, empecé a hacer comparaciones entre aquel gran país y el mío, analizando cuales factores, cuales elementos han influido para que Estados Unidos de América sea la nación que es.  Sin lugar a dudas, quizás ha sido el aporte de miles de personas que, en lugar de dar la lucha en sus países, optan por emigrar, entregan sus mejores años, los de mayor productividad a un país que los acogió y del cual se sienten parte, porque en sus países, las oportunidades son limitadas y reservadas a un grupo o clase.

Si bien no estoy totalmente de acuerdo con la migración, no puedo estar de espalda a la realidad de nuestros países, donde los políticos se han adueñado del erario, de la economía, del Estado en sentido general, convirtiendo a nuestras gentes en más pobres cada día y sin esperanzas, peor aún; dependientes de ayudas gubernamentales, que en el fondo solo buscan satisfacer las ambiciones de los gobernantes de turno y que en nada aportan al progreso y desarrollo de la mayoría.

Ante esto, y volviendo al punto central, actualmente se vive otra realidad para todas estas personas que un día decidieron dejarlo todo e ir en búsqueda de ese sueño. Una especie de incertidumbre en aquel país de las oportunidades con los decretos sobre políticas migratoria adoptados por el presidente recién juramentado.

Aunque en algún punto concuerdo con la política migratoria del nuevo presidente, ya que cada país debe hacerse garante de los derechos fundamentales de sus ciudadanos, y proveerles todo aquello tras lo cual, muchos emigran a dicho país. Aquí me surgen nuevas interrogantes, ¿cuál sería el futuro de Estados Unidos de América sin los emigrantes? ¿Dejaría de ser considerada esa gran nación que hasta el día de hoy ha sido?

A casi cien días de asumido el poder, el presidente Donald Trump continua con la promoción de su política antiinmigrante, cada día se agrega un nuevo elemento, ordenando a su administración la aplicación de forma más agresiva de las leyes de inmigración, deteniendo y deportando a quienes viven de manera ilegal en el país, aunque no hayan cometido crímenes graves.

En un país donde se estima en 11 millones la cantidad de inmigrantes indocumentados, es una ardua labor para el gobierno norteamericano y el Departamento de Seguridad Nacional, ya que no se cuenta con los recursos, y la dotación de personal es limitada para encarar esta situación. Y con un sistema de división de poderes que funciona, que no actúa por capricho, la situación es aún más compleja e incierta.

Pero, ¿Qué pasaría si se parase la migración hacia los Estados Unidos?  IHS Economics, una firma global especializada en análisis y prospectiva económica, concluyó un análisis sobre este aspecto a pedido de Univisión, el mismo sostiene que de ocurrir una repentina parada migratoria de latinos a Estados Unidos, la fuerza de trabajo del país no sería suficiente para garantizar un crecimiento sostenido de la economía en los próximos veinte años.

Las conclusiones del estudio de IHS están basadas en una serie de tendencias económicas y demográficas que demuestran que la única opción para que la economía de Estados Unidos se mantenga como una de las más pujantes del mundo es dar cabida a la mano de obra migratoria, que viene a este país en busca de unas mejores condiciones de vida.
Al parecer el nuevo presidente ha olvidado datos históricos, tales como que este país ha sido construido sobre la base de los inmigrantes de distintas latitudes, entre ellos europeos, británicos, alemanes, irlandeses, italianos y los hispanos y latinoamericanos y el impacto de estos sobre la economía norteamericana. Con una población aproximada de 318 582 000 millones de habitantes para el año 2014, que ha ido en aumento y de los cuales el 17 % es inmigrantes, yo me pregunto, ¿quién necesita a quién?

Para ver los resultados completos del análisis
 http://huelladigital.univisionnoticias.com/inmigracion/



[1] http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/03/160304_internacional_elecciones_eeuu_2016_cifras_latinos_lf

No comments:

Post a Comment